miércoles, 22 de junio de 2016

¿Un Ateneo ágrafo?


Se suceden en nuestro Ateneo exposiciones de dibujos, pinturas o fotografías realizadas por sus socios; escuchamos cotidianamente, aquí también, diversas composiciones musicales compuestas o interpretadas por socios o gentes del entorno. Pero no leemos casi nada escrito por nosotros. Ni poesía, ni relato, ni ensayo, ni  opinión o comentario… ¿Por qué?
A las escasas opiniones vertidas en este blog, casi todas en el ámbito de la copafilo no recuerdo nunca (o casi nunca otra vez) que hayan sido replicadas o comentadas. ¿Por qué ese pudor en el ámbito literario o de las ideas, en expresarnos por escrito?
Os recuerdo nuestro manifiesto fundacional:

“Queremos construir un lugar que sea: 

Espacio de intercambio y de contraste

Claustro de reflexión

Laboratorio de ideas

Taller de creación

Imprenta de las letras

Plaza de expresión

Un lugar para todos y de nadie.”

 ¿Lo estamos cumpliendo? Es sabio callarnos y no enturbiar el deseable silencio si no tenemos nada nuevo, bello o inteligente que decir pero también debemos expresarnos pues estamos vivos y solo así se construye cultura.
Este blog me parece un instrumento útil y fácil para dar salida a nuestras creaciones literarias o ensayos, por modestos que sean, y si hay uno mejor busquémosle. La CopaFilo o el Club de los libros pueden ser idóneos para promover esta actividad pero a todos nos concierne y todos tenemos acceso directo al blog para poder hacerlo sin intermediarios.

Estas palabrillas tenía yo escritas hace tiempo; la pereza me hizo demorar su publicación pero al llegar hace unos días al Ateneo me encuentro con la sorpresa de la aparición de la Gazeta. ¡Albricias, no somos ágrafos! ¡Enhorabuena a los que la han hecho posible!  Iba ya a tirar a la papelera ese comentario cuando pensé que una y otra actividad no son incompatibles. Incluso una se puede nutrir parcialmente de la otra. Mi propuesta es menos institucional, más directa e inmediata: no ocultes lo que tienes escrito o en la cabeza, súbelo a nuestro blog; comenta lo que otros hayan escrito,…

El curso acaba y ya es tarea para el próximo; ahí dejo la invitación.
¿Alguien me habrá leído? 


P.D.: el Ateneo no puede ser ágrafo, que no es humano, solo sus socios

Antonio Domínguez Camacho

domingo, 8 de mayo de 2016

LA ENERGÍA ELÉCTRICA EN LA ECOLOGÍA

                                                                   PRESENTACIÓN
En este mundo tecnológico podríamos considerar la energía eléctrica como la sangre del planeta. Ahora bien, esta energía que se ha vuelto imprescindible, y partiendo de que necesitamos vivir en un planeta habitable y sostenible, nos preguntamos:  ¿Es contaminante toda ella o solo algunas formas de producirla?, ¿es compatible con la ecología?; dicho de otra forma: ¿hay electricidad ecológica?, ¿producimos la energía que necesitamos, o por el contrario la derrochamos así como los medios para generarla?, ¿en la producción y distribución prima el mercado y los consumidores o los grupos financieros? ¿Qué otras preguntas deberíamos hacernos para situarnos bien ante el problema?

·    ¿Será posible en un futuro próximo la autosuficiencia energética de los hogares? ¿Y en los bloques de viviendas?.

·    ¿Nos olvidaremos en un futuro de las nucleares, o seguirán estando como un eventual recurso?.

Es evidente que ante tantas dudas, después de cuatro meses  hablando y leyendo sobre multiculturalismo, globalización y ecología, necesitemos de algunos profesionales que nos ayuden con algunos de los temas tratados a ampliar nuestros horizontes.

Para esta COPA_FILO, a celebrar el próximo 1 de junio, tendremos la suerte de poder contar con nuestro amigo y ateneísta D. Valeriano Ruíz, físico y catedrático. Nacido en Higuera la Real (Badajoz), y cuya vida profesional la ha desarrollado en la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla dirigiendo el grupo de investigación de Termodinámica y Energías Renovables y el Instituto Andaluz de Energías Renovables.

Manolo Quero

jueves, 21 de abril de 2016

TERTULIA ABIERTA


Primera reunión. Sesión constituyente.
Con los nervios del principiante, así se empezó la sesión constituyente de un nuevo espacio  ateneísta.  La Tertulia Abierta abrió sus puertas y siguiendo el símil de la convocatoria, once  caños de agua fresca, desbordando los corsés de la timidez inicial, fueron acomodándose a la naturaleza del cauce de cada uno, ora se separaban,  ora se juntaban, fluyendo todos… creando  rio.
Un hospital, el Sahara, un parto, arenas de un circo de dolor, que se volvieron festivas…en una caseta de feria, en una  jaima beduina, en el llanto de un niño. El Ateneo,  sus miserias y sus grandezas,  surgieron  surtidores para que vuelva a ser correntía generosa, hablamos y nos abrimos,  así se nos fue la noche, sin sentir que se nos iba.   
De la voluntad de Manolo, Carmen, Paco, Gerardo, Antonio, Mercedes, Cele, Nemesio,  Jose Manuel, Tina, Juan, nace este nuevo espacio, que mantendremos a las 20.00 horas, dos martes de cada mes. Adelantamos que para no prorrogar en exceso el segundo encuentro, la siguiente tertulia abierta la tendremos el próximo 26 de abril y eso si, en el mes de mayo, se realizaran con  las periodicidad anunciada de los dos encuentros mensuales, segundo y cuarto martes, que serían los días 10 y 24. Y en junio los días 14 y 28
Mairena del Aljarafe,  tarde de primavera del 20 de abril de 2016, en la que mis nísperos, siguen llorando  lágrimas de espera.
Juan Moreno
Coordinador

Sobre Ecología global

Nuestra próxima reunión de la Copa Filo tratará sobre la Ecología Global.
Algunas referencias de la Web que me parecen interesantes son:

Cambio climático
http://cambioclimaticoglobal.com/
http://climate.nasa.gov/
http://www.elmundo.es/espana/2015/07/01/5593b6dd22601dee188b4573.html
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151231_tormenta_monstruosa_polo_norte_bm
http://www.nationalgeographic.es/noticias/medio-ambiente/calentamiento-global/alarmante-deshielo-en-groenlandia

Deforestación
http://www.fao.org/news/story/es/item/327382/icode/
http://www.wwf.org.co/?245790/Estos-son-los-lugares-ms-amenazados-por-la-deforestacin-en-el-mundo

Contaminación
http://www.monografias.com/trabajos12/contatm/contatm2.shtml
http://www.eea.europa.eu/es/themes/air/intro
http://www.eea.europa.eu/es/articles/la-gestion-sostenible-es-la
http://www.eea.europa.eu/publications/eu-2010-biodiversity-baseline/escenario-de-referencia-de-la
http://www.eea.europa.eu/es/publications/92-828-3351-8/2es.pdf

(las dos últimas descargan un .pdf)


sábado, 27 de febrero de 2016

Globalización: una modesta reflexión sobre el tema

La palabra "globalización" no está registrada en el Diccionario de la Real Academia Española, aunque sin embargo, sí registra la entrada globalización, definiendo tres posibles acepciones (DRAE 2014) respecto a lo que aquí nos interesa:
1. Extensión del ámbito propio de instituciones sociales, políticas y jurídicas a un plano internacional. El Tribunal Penal Internacional es un efecto de la globalización.
2. Difusión mundial de modos, valores o tendencias que fomenta la uniformidad de gustos y costumbres.
3. Proceso por el que las economías y mercados, con el desarrollo de las tecnologías de la comunicación, adquieren una dimensión mundial, de modo que dependen cada vez más de los mercados externos y menos de la acción reguladora de los Gobiernos.
Wikipedia define el concepto como el proceso económico, tecnológico, político y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global.
En un sentido restrictivo, si se atienden a sus consecuencias más destacables, esto es,  la "interdependencia económica creciente del conjunto de países del mundo", podríamos decir que sus efectos se extienden fundamentalmente en la dimensión económica. Sin embargo, aunque a un ritmo notablemente más lento, los efectos del proceso globalizador se extienden a la cultura, la política y la tecnología y por consiguiente están transformando las sociedades humanas.
Ya en 1961,  McLuhan, analizando el papel y la influencia de los medios de comunicación, anticipaba el tránsito hacia lo que definía como la "aldea global", en un proceso transformador que venía a superar las barreras que separaban las distintas sociedades humanas, Sin embargo, difícilmente puede negarse en el desarrollo del proceso globalizador, su carácter principalmente económico, con la "mundialización" del capital financiero, industrial y comercial.
I. La globalización económica y la revolución tecnológica.
La globalización económica (interdependencia económica creciente del conjunto de países del mundo) sería difícil de comprender sin tomar en consideración dos profundos cambios:
            a) la hegemonía de la corriente neo-liberal: la caída de la URSS facilitó la implantación de las ideas económicas del equipo de Milton Friedman, puestas en práctica primero en el Chile de Pinochet y desarrolladas/impuestas a través del FMI en sucesivos países latinoamericanos, así como en EE.UU., Canadá e Inglaterra, para sucesivamente extenderse, con mayor o menor intensidad en el resto de Europa y la OCDE.
La clara orientación neo-liberal de las políticas del FMI, las directrices resultantes de la OMC primero y de los Tratados para la Inversión y el Comercio actualmente en desarrollo (p.e. TTIP entre EE.UU. y Europa), defienden la "libertad de mercado", sin restricciones, como el modelo más acertado para organizar la actividad económica,  atribuyendo a la iniciativa privada la eficiencia que niega al sector público, incluso en los sectores claves de carácter social y cultural, tales como la Sanidad y la Educación, defendiendo la menor intervención posible del Estado en el ámbito económico, considerando el Estado del Bienestar como un modelo "proteccionista" a desterrar.
Para sus defensores, este modelo permite, mejor que ningún otro,  preservar la libertad individual, utilizar los recursos de la forma más eficiente y, en definitiva, promover el desarrollo y el bienestar de las sociedades humanas.
Sea porque su desarrollo desde los años 80 hasta ahora, no se ajusta a las previsiones de sus teóricos, o por otras razones, lo constatable es que el crecimiento de la producción y distribución/comercialización de bienes y servicios no ha podido eludir  
            - una "ineficaz e injusta" distribución de la riqueza, promoviendo una concentración dramática de la misma y la  consiguiente concentración de poder económico en unos pocos y la merma de capacidad adquisitiva en la mayoría de las economías domésticas, lo que distorsiona  las relaciones de poder en todas las sociedades, devaluando los mecanismos democráticos que existan, por un lado y,  por otro reduciendo la capacidad de consumo de los ciudadanos con la consiguiente contradicción que para un modelo consumista supone ello.
            -  una aceleración exponencial en el agotamiento de recursos naturales y en los desequilibrios en los sistemas naturales.
El modelo en su desarrollo  necesita, presenta o va acompañada de procesos tales como:
            - búsqueda del crecimiento, más allá de lo que las limitaciones de recursos y el equilibrio de los sistemas naturales aconsejan, acelerando el cambio climático y la desaparición de especies.
            - sociedad de consumo, que a medida que el proceso avanzó llevó al  endeudamiento de las economías familiares en los países más desarrollados, a fin de sostener el consumo y paliar el menor poder adquisitivo de la mayoría de la población.
            - libertad de movimientos de capitales y de mercancías (que no ha sido acompañada del libre movimiento de personas en general, como tampoco de un proceso de homologación en las condiciones laborales y de derechos sociales).
            - reiteradas crisis económicas (Sudamérica, Sureste Asiático), cada vez más graves, más globales, acompañadas de fuertes procesos especulativos. El capital financiero controla ingentes recursos económicos en todos los sectores y busca sistemáticamente una tasa de interés con la que remunerar no sólo a las grandes fortunas, también a los pequeños ahorradores.
             - privatizaciones de sectores productivos, antes en manos estatales, incluso de servicios públicos estratégicos, tales como transportes, energía, telecomunicaciones, así como la sanidad, la educación y la cultura, lo que supone una  merma del poder económico y la capacidad de gestión de los Estados nacionales.
            - reducción de impuestos en las sociedades desarrolladas para incentivar la iniciativa privada, acentuación del dumping fiscal y potenciación de los paraísos fiscales, con lo que la capacidad de los Estados que cada vez más limitada.
            - fuerte reducción del gasto público en los países desarrollados, prevaleciendo el equilibrio presupuestario a otras consideraciones, lo que conlleva recortes en políticas sociales y recorte en derechos sociales, considerando el Estado del Bienestar como un modelo a desterrar por proteccionista, desmotivador de la iniciativa individual  e ineficaz económicamente hablando.
            - un acentuado individualismo y una creciente competitividad a todos los niveles, con procesos de deslocalización de la actividad productiva hacia países con mano de obra barata, lo que se traduce para los países desarrollados en pérdida de garantías en los derechos laborales, precariedad laboral (temporalidad), movilidad geográfica y funcional, empobrecimiento de la población y una creciente desigualdad por la concentración de la riqueza en una minoría,  fenómeno éste aún más acusado en los países que están en vías de desarrollo..
            b) la denominada revolución de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).
 Resulta difícil imaginar los procesos económicos aludidos sin las herramientas que las TIC han proporcionado, como es impensable las transformaciones culturales que se vienen desarrollando sin las mismas.
El término "global" en economía no se refiere a una economía internacionalizada, pues ésta ya lo estaba, con multitud de empresas multinacionales, sino al hecho de que las actividades estratégicas pueden desarrollarse "en tiempo real" a escala planetaria, y para ello, las TIC resultan imprescindibles. Las TIC han hecho posible la libertad de movimientos de capital y el control, gestión y especialización de la actividad productiva a nivel planetario, tanto en el sector primario y de producción de bienes, como en el de servicios.
El impacto de las TIC en la organización de la economía está cambiando la naturaleza del proceso productivo y del trabajo, resultando el procesamiento de la información y el conocimiento un factor determinante del éxito empresarial, determinando los procesos organizativos y una nueva división y naturaleza del trabajo.
II. La dimensión social, cultural y política.
El impacto de este modelo de desarrollo económico y de las TIC están presentes en el ámbito cultural, social y político. Las consecuencias son muy diferentes según el nivel de desarrollo y los modelos culturales, sociales y políticos de los que se parte.
Los cambios en la naturaleza del trabajo, dada la importancia que el mismo tiene como elemento central en la vida de las personas, unido a la orientación vital que promueven las sociedades de consumo, presentadas como paradigma del bienestar, están transformando la vida de las personas en las sociedades occidentales y  suponen un auténtico terremoto para las sociedades subdesarrolladas,
Asistimos a un proceso de aparente homogeneización socio cultural y política.  La potente maquinaria de los medios de comunicación y quizás sobre todo, de la industria del ocio y el entretenimiento y la difusión por Internet,  presentan un modelo de vida al que aspiran las sociedades subdesarrolladas, resultando inevitable el choque en múltiples aspectos con las culturas locales y las estructuras sociales y políticas existentes, por lo que tarde o temprano aparecen reacciones y movimientos de defensa. No es extraño que se hable de  un nuevo colonialismo, en el que las formas "occidentales" se presentan como el paradigma a seguir, idealizados por unos y demonizados por otros.
Esta situación no es nueva en la historia, pero sí la cualidad, intensidad y  ritmo con el que se presentan los cambios que promueven.
Lo que podría resultar un proceso altamente positivo, el contacto entre las diferentes culturas, se ve trastocado por el acelerado ritmo de las transformaciones y las desiguales relaciones que se establecen entre los países desarrollados con los subdesarrollados, amén de las que resultan de la explotación de sus recursos naturales, todo lo cual viene a añadirse al complejo y lento proceso que supone cualquier cambio cultural, bien entendido.
- el ritmo de las transformaciones económicas rompe el esquema de relaciones tradicionales, cambiando la naturaleza de las mismas, cambiando el significado del trabajo, las relaciones familiares, individuales y los modos de vida.
- los hábitos de la sociedad de consumo promueven una banalización del sentido de la vida, orientando la motivación y las energías personales a la posesión de bienes sin que ello contribuya a la mejora del bienestar humano, a la felicidad.
- la creciente individualización, la disolución incluso de la familia nuclear, los sucesivos cambios que la movilidad geográfica impone en el trabajo, junto a la reducción de protección en los sistemas sociales, haya donde existen, dejan al individuo cada vez más aislado.
- el desequilibrio de poder económico por la concentración de riquezas, así como por la gestión de las mismas por "profesionales ejecutivos" sin otro objetivo que conseguir la más alta rentabilidad, fracturan las sociedades democráticas, promoviendo el desmantelamiento de los servicios sociales para preservar el equilibrio presupuestario, evidenciando el vaciado de poder del Estado en favor de las grandes corporaciones, quienes cada vez más, no solo disponen de los recursos económicos, sino que controlan la información y la comunicación, así como los sectores estratégicos de investigación y desarrollo tecnológico.
- la fractura social que todo ello supone, deja al ciudadano ante un horizonte sin esperanzas para promover cambios, ya que los centros de decisión económico-políticos están más alejados y la información para formar criterios y opinión pública controlados, mediatizados.

Lorenzo González

martes, 24 de noviembre de 2015

EL SINSENTIDO DEL SENTIDO

El mundo, la vida, mi vida, no tienen sentido.

La palabra sentido en nuestra lengua tiene múltiples acepciones. No nos entenderemos si no aclaramos a la que nos estamos refiriendo. La más pertinente quizás a lo que nos ocupa puede ser:   “Circunstancia de tener o estar realizada una acción con un determinado fin, de servir para algo o de ser razonable o tener una justificación.”(M. Moliner). Desde este punto de vista tienen sentido aquellas acciones que colaboran al logro de una meta, como por ejemplo: “corro porque quiero llegar pronto”.  Si actuamos sin ton ni son, yendo y viniendo, a lo loco, incoherentemente, sin lógica, sin una finalidad, nuestras acciones no tendrán sentido.
 En palabras de J. Mosterín :“lo que da sentido a una acción es el fin con ella perseguido por el agente. El sentido de esa acción consiste precisamente en su contribución a la consecución de los fines del agente”
“Cuando actuamos teleológicamente, en función de fines conscientemente explicitados, nuestras acciones adquieren un sentido…El sentido de un acto es aquello para lo que sirve ese acto”(J.M.)
“No podemos preguntar ¿cuál es el sentido del mundo? pues el mundo no es algo que dependa de ninguna consciencia o voluntad, y, por tanto, no es algo que pueda tener sentido”(J.M.)
“Lo que si podemos preguntarnos es ¿cuál (si es que alguno) es el sentido que queremos dar a nuestra vida?  Aquí nos preguntamos si queremos organizar nuestra vida teleológicamente, si de ahora en adelante queremos orientar nuestras acciones en función de algún telos o fin o sistema de fines. Nuestra vida, que de por sí carece de sentido, como la vida en general, es susceptible, sin embargo, de recibir -de nosotros mismos- un sentido: el que queramos darle”(J.M.)
***

El pensamiento teísta cree que una vida humana tiene sentido en la medida en que cumpla el propósito para el que fue creada por Dios. Si Dios existe ha debido crearnos para algo y en la medida que nos acomodemos a ese fin nuestra vida tendrá o no sentido. Otra cosa es que aún creyendo en ese Dios seamos capaces de discernir sus propósitos. Y aún cuando lo hiciéramos ¿dónde queda nuestra dignidad si solo hemos de acomodarnos a la voluntad del amo?
***

“Vivir racionalmente es vivir en función de las metas más lejanas e importantes, es aclarar lo que queremos en último término y actuar de tal modo que lo obtengamos en la mayor medida posible.
La dificultad con que tropezamos para hacer lo que queremos no suele ser tanto que no podamos hacer lo que que queremos cuanto que no sabemos qué es lo queremos hacer..
La primera condición de la conducta racional consiste, pues, en la exploración, aclaración y explicación consciente de los propios fines”(J.M.)
***

Pero ¿de la razón puedo obtener mis fines? ¿los que den valor a mi vida? ¿qué guía sigo? ¿Cómo elegirlos? Ponerse al servicio de una gran causa puede dar sentido a nuestros actos e intensificar nuestra experiencia vital pero puede arrastrarnos, por ejemplo, al fanatismo. El que nuestra vida tenga sentido no implica que actuemos éticamente (piénsese en los terroristas)
***
Ha aparecido la palabra valor. Fines, valores, intereses, pasiones. Si conseguimos que convivan sin demasiadas estridencias …

Antonio Domínguez Camacho

jueves, 12 de noviembre de 2015

EL SENTIDO PROFUNDO DEL SUFRIMIENTO HUMANO

SUMARIO:
Se trata de unas reflexiones basadas en la obra “ EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO”, cuyo autor, Viktor Frankl, analiza el dolor humano, llegando a encauzarlo de forma que pueda ser asumido. A diferencia de Freud y Adler, que establecieron como principios fundamentales de la actitud humana el sexo y el poder, respectivamente, Frankl considera que es la pretensión de darle un sentido a la vida lo que dirige al hombre. Define su técnica de análisis como logoterapia, es decir una terapia que persigue ayudar al paciente a encontrar por sí mismo su logos, es decir el sentido, significado o propósito de lo que la vida espera de él en cada momento. Es algo cambiante con el tiempo, que él mismo debe descubrir.              
El sentido que pueda tener el sufrimiento excede la capacidad intelectual del hombre. Desde el principio de los tiempos, el esfuerzo por desentrañarlo ha ocupado a filósofos, teólogos, intelectuales y toda suerte de individuos a los que alcanzó algún tipo de dolor. Porque el sufrimiento tiene muchas formas de presentarse: la soledad física o psíquica, la enfermedad, el fracaso humano, el desamor, el vacío existencial, la pérdida de trabajo, la muerte de un ser querido sin el que la vida pierde todo sentido….Son ilimitadas las variedades en que puede presentarse, y en las que de hecho se presenta. Cambian con la época, con la cultura, con la sociedad en que se vive, pero siempre, en una u otra forma, aparecen en la vida del individuo, desestabilizándole.
Se plantea la cuestión de si este sufrimiento es necesario -- o al menos útil – para el perfeccionamiento humano, bien en su maduración, bien en su valor moral o religioso.
¿Mejoramos en algo con el dolor? -No necesariamente. El mismo dolor que a unos hace madurar, sin por eso dejar de sufrir, a otros embrutece y desespera.
¿Cuál es la causa de que la misma o similar perturbación produzca resultados tan distintos, aun compartiendo igual sufrimiento? -El sufrimiento hunde cuando no se le encuentra sentido, cuando todo se presenta como absurdo o inútil. -El sufrimiento eleva cuando se llega a encontrarle un sentido que permita sublimarlo, haciéndolo útil.

Decía NIETSCHE:
“EL QUE TIENE UN POR QUÉ, PUEDE SOPORTAR CUALQUIER COMO”.
El secreto es encontrarle algún sentido al “como” que se nos impone con el “por qué” en que creemos, y que permite verlo como útil. Así, se puede llegar a aceptar el dolor y asumirlo sin desesperación. No por eso deja de ser el sufrimiento un mal rechazable, pero puede dar ocasión a que el individuo se supere ante él, y alcance actitudes y valores que no hubiera conseguido sin pasar por ese duro camino. Esto no quiere decir que el dolor sea bueno, lo que puede serlo es la reacción que se adopte ante el sufrimiento.
Esta idea no es nueva, el mismo NIETSCHE, con su lenguaje tremendo, ponía de manifiesto que el sufrimiento puede contribuir a que el individuo se supere:
“CUANDO AMO A UN HOMBRE, LE DESEO TODA SUERTE DE DESGRACIAS, PORQUE SÓLO LA FATALIDAD HACE AL HOMBRE SUPERIOR”.
Lo que no dice es que a algunos, la mayoría, la fatalidad les tumba, definitivamente.

Antonio Escalona

domingo, 30 de agosto de 2015

PARA NUESTRO DIÁLOGO EN COPA-FILO CON M. ONFRAY

Unas notas bibliográficas, con primeros espadas de este tipo de corridas:
*M. ONFRAY, Tratado de ateología. Física de la Metafísica, Anagrama B 2008 (pasado por Gerardo para la Copa-Filo de Septiembre)
*F. SAVATER, La vida eterna, Ariel, B 2007.
*R. DAWKINS, El espejismo de Dios, Espasa, M 2008, magnífico trabajo; y El relojero ciego (sobre el creacionismo), que nos pasó Enrique Hoyos para la Copa-Filo de Julio
*Bart D. EHRMAN, ¿Dónde está Dios? El problema del sufrimiento humano, Crítica, B 2008.
*C. HITCHENS, Dios no es bueno. Alegato contra la religión, Debolsillo, B 2008
*P. FLORES D’ARCAIS, ¿Dios existe?, Espasa, M 2008 (en polémica con J. Ratzinger (a) Benedicto XVI.
*G. BUENO, La fe del ateo. Temas de hoy, M 2007 (Las verdaderas razones del enfrentamiento de la Iglesia con el gobierno socialista)
*P. ODIFREDDI, Por qué no podemos ser cristianos (y menos aún católicos), B 2008.
*G. PUENTE OJEA, Elogio del ateísmo: Los espejos de una ilusión, Siglo XXI, 1996.
*R. PANIKKAR, El silencio del Budda: una introducción al ateísmo religioso. Siruela, 1997.
*J. GÓMEZ CAFFARENA y J.Mª MARDONES, “Ateismo moderno: Increencia o indiferencia religiosa, Col. Fe-Cultura 8, Universidad Iberoamericana, 1999.

Como veréis, bibliografía muy reciente, porque se trata del “nuevo ateísmo”, que está teniendo un enorme alcance mediático, desconocido hasta no hace mucho. Para los interesados por el tema, no se debe prescindir de una base fundada para este debate que, bien enfocado, puede ser muy liberador de viejos atavismos.

(En El País del domingo 9/08/2015 aparece un articulete de Juan Goytisolo “Fe y Razón”, muy tópico y superficial, a estas alturas). Para leer el artículo pincha aquí

Una primera conclusión a partir de estos textos: las religiones se sostienen  en un “humus” oscurantista que hay que erradicar socializando la “tradición racionalista occidental” (Onfray,  o.c. p.34, p.55). Y así ha de ser porque sólo existe una civilización, la “científico-técnica” (Savater, o.c. p-139, 166), acompañada del “escepticismo empírico” y de la razón “científica moderna” o “empírico-racional” (Flores D’Arcais, o.c., p.97-98; 118.127.)

La pregunta filosófica es: ¿con qué fundamento veritativo se aplica la epistemología científica a las cuestiones teológicas?

Antes, el fundamentalismo teológico, manejado desde el Poder confesional,  pretendió  abusivamente cerrar el paso al avance de las ciencias en todos los campos que le resultaban molestos, pero quizá hoy el cientismo  (no la legítima investigación científica) globalizante pretende meterse a frenar otras instancias no estrictamente objetos de la ciencia experimental (ética, estética, histórica, epistemología simbólica… y también teológica)

No se trata de remontarse al padre Descartes, ni siquiera a Kant y Hegel, y sí situarnos en nuestro parentesco con el empirismo (Bacon, Locke, Hume, Berkeley) remozado por el neopositivismo lógico y su mentalidad verificacionista.  Lo que queda en el fondo de nuestras dudas filosóficas es la pretensión fundamentalista de haber llegado al final, sin reconocer la limitación que presentan todos nuestros intentos de trasladar o llevar la realidad al concepto. En esa línea, hay que dejar paso al relativismo cultural y a las mediaciones históricas… Un ejemplo de ello sería la llamada epistemología simbólica, para la que aquello que supuestamente está más allá de nuestros conceptos e ideas de manera inalcanzable es algo con lo que estamos vinculados; una realidad que nos concierne y afecta de la que es posible hablar razonada y razonablemente gracias a sus anticipaciones en lo singular sin dejar de ser , por ello, inalcanzable. 

Ejemplo paradigmático que hoy no molesta a casi nadie es la “teoría” de la evolución: la observación de la realidad, de lo empírico y positivo permit_e formularla. Y ello es posible por la existencia de una lógica, de un sentido, de una verdad universal que está presente y se anticipa en lo singular, tanto a lo largo de la historia como en el momento presente.

Como defiende Gustavo Bueno,  “la racionalidad no se agota en la racionalidad científica ”(o.c.p.346).

Savater advierte en este sentido que “a la credulidad por exceso se contrapone también otra, por defecto: la del cientifismo reductor que despacha como supersticiones sin sentido no sólo las soluciones religiosas, sino incluso las mismas ‘inquietudes’ humanas de que provienen” (o.c.p.184)


Enrique Robles 

viernes, 10 de julio de 2015

Arte estival.

Una oportunidad para disfrutar del arte estival. Pincha en las imágenes y mójate los pies.













Feliz verano.

viernes, 26 de junio de 2015

Mensajes en la botella

Vuelos:
Vuelo alto o bajo, de esta o la otra orilla, me buscarás y hallarás, porque en la naturaleza me desarrollé